Terapia

La Teràpia Estructural nace al inicio de la década de los 80 de la mano de Jaume Puig Estany (1930-2012), quien, movido por la necesidad de encontrar la solución que la medicina oficial no le daba ni a los problemas físicos de uno de sus hijos ni a las migrañas de su mujer, comenzó a visitar varios curanderos. El primero, el Sr. Joan (de quien no sabemos más que el nombre de pila) despertó su curiosidad, ya que pudo solucionar con una técnica propia y en pocas visitas los problemas de los pies de su hijo, a quien habían diagnosticado, por un lado, llevar plantillas durante siete u ocho años y por otro, una intervención quirúrgica a posteriori.

Fue un tiempo después que conoció a quien realmente provocaría un giro en su vida, el curandero ampurdanés (Girona), Marcel·lí Roca Giró (1923-2005) que, tal y como le había anunciado, utilizando sólo las manos, en un período de un mes pudo curar las migrañas que hacía años arrastraba su mujer, y a las que nadie había podido poner remedio.

Siguiendo los consejos de Marcel·lí, empezó a hacer un gran trabajo de investigación basándose en los resultados de diferentes métodos de algunos de los popularmente llamados curanderos. La mayoría de estos sin ningún tipo de formación, sencillamente habían aprendido por transmisión oral, dentro de su familia, por algún allegado o incluso, en algunos casos, era lo que se conoce como tener un don o inspiración superior, lo que justificaban con una profunda fe en Dios.

En poco tiempo el proyecto fue tomando forma y se puso a trabajar en la nueva terapia, que por aquellas fechas aún no tenía nombre, pero sí muy buenos resultados y un número creciente de clientes.

Fue en 1989 cuando su hijo Jordi Puig empezó a practicar la nueva terapia con él, que cada vez se fue desarrollando más. Jordi fue quien, más tarde, le puso el nombre de Teràpia Estructural. También amplió el protocolo de trabajo, trascendiendo la parte física, y trabajando las emociones desde el no consciente como origen de las dolencias, tanto físicas como emocionales.

Después de años de inquietud para encontrar la manera de poder ayudar a más gente, en el año 2017 empezaron las primeras formaciones. Con la intención de poner al alcance de todos una herramienta sencilla, económica y resolutiva.

Cuando sufrimos fatiga, desánimo o dolencias físicas tales como ciática, lumbalgia, dolor de riñones, dolor de espalda, dolor cervical, dolor de cabeza, migraña, vértigo o fibromialgia, generalmente encontramos un desequilibrio de la columna vertebral.

Los nervios de todo el cuerpo se conectan al cerebro a través de la médula espinal. Cuando se produce un desvío de las vértebras -escoliosis, cifosis o lordosis-, el sistema nervioso deja de funcionar correctamente y se pueden producir molestias en cualquier parte del cuerpo.

La Teràpia Estructural favorece el equilibrio de la estructura del cuerpo ayudando al sistema nervioso a trabajar sin interferencias.

Bloqueos heredados, patrones familiares, fobias, filias, duelos no concluidos, traumas... seamos conscientes o no, a lo largo de los años, se convierten en una carga muy pesada que nos acaba bloqueando tanto a nivel físico como emocional.

La Teràpia Estructural, trabajando desde la parte no consciente, libera los bloqueos emocionales, permitiendo a la persona expresar su máximo potencial.

Este método no invasivo es compatible con cualquier tratamiento médico o farmacológico.


Para facilitar el aprendizaje de la técnica dividimos las formaciones en dos módulos, Teràpia Estructural I y Teràpia Estructural II. Ambos iguales de importantes y necesarios para poder dar un servicio completo a quien recibe el tratamiento.

Los alumnos que han finalizado el primer módulo trabajan en equipo con un alumno que ya ha realizado los dos módulos y está trabajando con el método completo.


Bajo este logo se anuncian las personas que han realizado el Módulo 1 de Teràpia Estructural. Este trabajo está enfocado a liberar las dolencias físicas. Actúa a escala energética sobre el cuerpo físico, devolviéndole el equilibrio natural y favoreciendo el buen funcionamiento del cuerpo.
Bajo este logo se anuncian las personas que han realizado el Módulo 1 de Teràpia Estructural. Este trabajo está enfocado a liberar las dolencias físicas. Actúa a escala energética sobre el cuerpo físico, devolviéndole el equilibrio natural y favoreciendo el buen funcionamiento del cuerpo.
Bajo este logo se anuncian las personas que han realizado el Módulo 2 de Teràpia Estructural. Este trabajo está enfocado a liberar las dolencias emocionales. Actúa a escala cuántica sobre el no consciente, eliminando las emociones que bloquean a la persona y mejorando su estado de ánimo.
Bajo este logo se anuncian las personas que han realizado el Módulo 2 de Teràpia Estructural. Este trabajo está enfocado a liberar las dolencias emocionales. Actúa a escala cuántica sobre el no consciente, eliminando las emociones que bloquean a la persona y mejorando su estado de ánimo.